Emprendedores en cuarentena: Fabián Peña

Esta semana hablamos con Fabián que durante la cuarentena y al quedarse sin ingresos decidió con su esposa comenzar un emprendimiento de panadería. Hace unas semanas se contactaron con Avanzar para poder promocionar sus productos y dar a conocer su trabajo en nuestra Red de Emprendedores Avanzar (clic acá)

“Antes yo trabajaba en un gimnasio en tareas de mantenimiento y limpieza, tenia un sueldo fijo todos los meses, pero estaba en negro, cuando pasó todo esto y tuvieron que cerrar con los dueños llegamos a un acuerdo y me pagaron una especie de indemnización. Mi señora trabajaba limpiando casas por hora y también se quedó sin trabajar un tiempo, ahora ya retomó pero solo 2 veces por semana.

Con el tema de no tener trabajo nos pusimos a probar recetas, a mirar vídeos a ver qué podíamos hacer y ahí fuimos aprendiendo, probando y buscando cosas de panadería. Sacamos cuentas y compramos un horno pizzero para arrancar con todo, hoy vendemos pre-pizza, pizza, empanadas, panes, medialunas y ahora estamos probando hacer tortas y pasta frolas. 

Queremos hacer tortas y cosas dulces, hicimos un tiempo medialunas, pero es difícil, no solo porque es una preparación complicada, sino porque tiene un costo alto y si después no salen eso es plata que se invierte y no vuelve, es complicado. Las tortas y la pasta frola en cambio tiene otra salida, otro costo y además dura unos días más.

Compramos insumos cuando salen ofertas en los supermercados o buscamos por facebook, pero hacemos compras chicas porque no tenemos cómo movernos a un mayorista y transportar las compras, además acá no llegan los repartos de los supermercados o las entregas a domicilio de distribuidores.

Cocinamos con mi señora, ella me da una mano para los rellenos y esas cosas, pero para amasar y manejar el horno estoy yo, nos repartimos así. Nuestra casa no es grande, pero teníamos que hacernos el espacio para poder trabajar. Vivimos en un terreno con otra familia y solo compartimos el pasillo que da a la calle, en la reja de entrada pusimos un cartel y por ahí atendemos. Tratamos de no hacer delivery por el tema de la seguridad, si nos vamos lejos es complicado porque salís con mercadería y volvés con plata, esta zona la conocemos, pero no queremos movernos mucho para ir más lejos. Publicamos solo en Facebook y por WhatsApp, a veces no damos a basto, sobre todo los fines de semana.

En casa todo esto nos cambió la vida completamente, no solo lo laboral, con los chicos todo el día en casa ahora somos maestros también, tenemos dos hijos, uno de ocho y otro de tres. Les mandan la tarea por whatsapp, llega un PDF y para que no estén todo el día mirando la pantalla o para cuando tienen que completar algo se lo imprimimos, pero eso también es un presupuesto. En casa tenemos una computadora pero es viejita, no anda bien. Mi esposa consiguió un lugar cerca de su trabajo que es más barato, entonces cuando va a trabajar pasa por ahí e imprime, por acá es más caro y si son muchas hojas es un presupuesto. El más chico tiene mucho menos porque está en salita de tres. 

Por ahora esto es lo que hay y le seguimos poniendo el hombro al trabajo, nosotros tramitamos el IFE pero no nos salió, no tenemos otro ingreso que no sea el de nuestro trabajo. Del colegio de mi hijo más chico cada tanto nos llaman para que retiremos alimentos, pero eso es una vez cada mes.

Me gustaría seguir así, me gusta este oficio, obvio que tener un trabajo fijo ayuda y sabes que a fin de mes tenés un sueldo asegurado, pero por ahora para vivir día a día y estar trabajando, ocupado en algo nos sirve. Es todo un tema porque no es estable, hay días que no se vende nada. Depende mucho de muchas cosas, los fines de semana sale más y tratamos de hacer promos, pero es difícil bajar el precio porque estamos muy al costo.”

Comunicate con Fabián al 11 3025-5436

Emprendedoras en cuarentena: Noelia

Noelia es tallerista de Avanzar, vive en La Boca con sus hijas e hijos y nos contó cómo es trabajar y llevar adelante un hogar durante este contexto de aislamiento social. 

 

“Cuando arrancó todo esto fui muy precavida, tenía la plata de los últimos trabajos que había hecho y decidí ahorrar y cuidar los gastos, sabía que podía llegar a complicarse y extenderse. Imaginate que estaba embarazada y debía cuidarme muchísimo por las dos. Durante un tiempo me manejé con esa plata, ya que en casa la peluquería estaba cerrada y era nuestro único ingreso, mi hijo trabaja conmigo, hace la parte de barbería y yo me dedico más a los cortes, color y tratamientos.

De todos modos algo pude trabajar durante los primeros meses cuando se paró todo por completo, por pedido de unas alumnas que querían seguir aprendiendo preparé unas clases de colorimetría. Primero las hicimos por whatsapp, pero después más cancheras con las nuevas tecnologías pasamos al método Zoom. Durante 4 meses pude cobrar esas clases y me sirvió para poder mantenernos ya que no teníamos otro tipo de ingreso en casa, yo soy monotributista y desde marzo se paralizó mi actividad. Por suerte pude tramitar el IFE y desde el colegio de los chicos pudimos retirar algo de mercadería, incluso del CPI (Centro de Primera Infancia) de mi beba me dan también algo de mercadería y leche para ella. Con eso vamos llevando la cuarentena y podemos llenar la alacena por algunos días. Los chicos siguen en casa, cuidados, continúan en contacto con el colegio, se manejan por una plataforma en donde hacen actividades, a veces nos toca ir a buscar las tareas que les da la seño y vamos organizándonos así. A mi familia les fue más difícil y la pasaron mal. Ellos al no poder trabajar se manejaron con los ahorros, pero es muy difícil tanto tiempo y es algo que se va acabando, te sirve solo para un tiempo y se agota y al no haber perspectiva a futuro es un poco angustiante.

 

A principio de julio nosotros tuvimos Covid, por suerte ya estamos recuperados y a decir verdad la pasamos dentro de todo bien, preocupados, pero bien. Estuvimos internados en el Hospital Argerich, la beba, mis hijos más chicos y yo. Después nos hicieron un seguimiento desde el Ministerio de Salud, nos preguntaban todo el tiempo cómo seguíamos, si necesitábamos alimentos o artículos de limpieza, pero lamentablemente no recibimos nada después. 

 

Sigo hablando siempre con mis alumnas de los talleres, las animo a seguir practicando, que miren videos, tutoriales, que practiquen con familiares, que busquen cosas nuevas para hacer, que indaguen sobre qué les gustaría aprender, les busco tutoriales, si puedo les grabó un videito y demás. Muchas de las chicas que a veces en la clase no se animaban a agarrar la tijera les digo que este es el momento de practicar en casa, de animarse y salir, trato de incentivarlas, de meterle pilas, les digo que se larguen para que salgan a ofrecer sus servicios, que pongan en práctica todo lo que aprendieron. Muchas de ellas con lo que cobraron del IFE pudieron comprar algunos elementos: planchitas, secadores, productos que les sirvieron para cobrar algunos  tratamientos y empezar a generar un ingreso propio. Incluso, cada tanto nos ponemos de acuerdo para poder hacer compras de materiales y productos al por mayor y tratar de conseguir un precio razonable y más barato, además entre ellas se hablaban para poder prestarse cosas, se intercambiaban herramientas para que todas puedan trabajar. Eso es lo que más extraño de los talleres que dábamos, la energía que se movía en el grupo, la solidaridad entre todas, poder generar un espacio en donde todas hablen y que compartan sus experiencias, que sepan que estamos para ayudarnos. Extraño eso, poder ir, juntarse, preparar el mate, conocerlas, charlar, aprender entre todas, abrazarlas, estar cerca, yo soy re pegote y se extraña ese tipo de contacto. Ahora sólo nos mandamos mensajes y preguntamos cómo están, cómo van las cosas en sus casa, cómo se sienten, trato de seguir en contacto con ellas, es importante para mi que sepan que pueden contar conmigo. Me gusta que sepan que no solo fueron a un curso, si no que fueron a un espacio en donde encontraron personas que estaban en la misma, con las misma necesidad, el mismo interés y la misma pasión. 

Yo amo todo lo que se relaciona con la peluquería y me encanta enseñar, es algo que me apasiona, deseo que pongan en práctica todo eso que aprenden, me reconforta saber que pueden ser independientes y saber que progresan, que se sientan felices con el trabajo que hacen. Para mi es una pasión, le dedico tiempo, capacitación y mucho tiempo, pero sé que eso me permite los finde de semana poder estar tranquila en casa, disfrutar con mi familia y de todo lo que Dios me da siempre, mis hijos, mi familia y deseo que las personas que se acercan ami puedan disfrutar eso también y pueda aprender a valorar. Que no pierdan el tiempo y puedan disfrutar al 100% lo que tiene cada día para ofrecernos.”

Emprendedoras en cuarentena: Carmen

Carmen comparte con nosotros su experiencia y sus sensaciones durante la cuarentena:

“La cuarentena cambio nuestra vida en 360 grados! En los primeros días estaba bien para cortar un poco con la rutina, poder parar de trabajar tanto, descansar y salir del trajín del día a día, pero ya nada es igual, todo se tornó un poco difícil porque ya estamos muy encerrados, ya estamos un poco cansados. Al principio a mí me agarró como una fobia, estaba encerrada en mi pieza y no quería ni salir, me ponía mal ver tantos números de contagios, muertos, gente del barrio que uno conoce que se contagia y saber de casos de personas que mueren, es muy triste todo esto. Después, lamentablemente uno se acostumbra, pero es muy fácil ver esta realidad, el encierro, ver que no hay trabajo tampoco, todo lo que pasa, pero la estamos peleando. Yo tengo un taller de costura y no hay nada de trabajo, está todo parado, no entra mucho, solo algunas reparaciones y arreglos chicos que algo suman.

Por suerte recibí el I.F.E. (Ingreso Familiar de Emergencia) y lo invertí para comprar una panchera y una parrilla eléctrica. Todos los días a la mañana organizo un poco la casa y cerca de las 11:30 saco mis productos a la vereda para vender, con eso salvo el día a día. Como al medio día voy a buscar la comida al comedor, mis hijos me cubren ese rato que salgo, ellos me ayudan mucho por suerte. Tengo algunos productos de kiosco, golosinas, hago recarga de celulares y vendo los panchos y las hamburguesas.

En casa somos 6, mis 4 hijos, yo y mi marido, que por suerte la semana pasada consiguió un trabajo, él es albañil y estuvo un tiempo largo sin trabajar, pero gracias a Dios consiguió algo, pudo sacar el permiso y ahora está pudriendo trabajar. Con los chicos es complicado también, están sin poder salir a la plaza, a la escuela, a fútbol, a jugar, uno de ellos tiene una discapacidad y está sin poder ir a la escuela y se me está tornando difícil. Además todas estas cosas también repercuten en el humor, en la pareja, en las relaciones de la familia, el clima en la casa por momentos se tensa y uno está con esa angustia y se terminan generando discusiones incluso. 

Sumado a todo esto a mi papá le dio un ACV hace una semana, me pintaron el peor panorama, pero por suerte Dios torció el destino y ahora está evolucionando bien, pero es muy difícil para todos en este contexto no poder verlo, sentir que se va y no poder despedirlo o darle la mano para que sienta que estamos cerca, de todos modos uno tiene el corazón ahí.”

Emprendedoras en cuarentena: Adriana

Adriana es depiladora, lleva adelante su propio emprendimiento “AMBER servicio de depilación. Hablamos con ella y nos contó cómo viene pasando esta cuarentena:

“En casa vivimos con mi marido, mi hija y mi hijo. La cuarentena nos cambió en muchos aspectos, pero estamos bien, gracias a nuestro esfuerzo y trabajo no nos falta nada, yo agradezco eso.

Tengo mi espacio de trabajo en casa, pero seguir atendiendo se hizo imposible al principio, ya que está mi familia y no los quiero exponer. Mi marido trabaja en la construcción y se paró todo, siguió cobrando, pero mucho menos.

Con todo este tiempo disponible pude aprovechar para arreglar e invertir en mi emprendimiento. Decidí capacitarme por Zoom en unos cursos que venía postergando y no tenía planificado hacer este año, puede perfeccionarme en laminado de cejas y lifting, pestañas y tratamientos nuevos que van saliendo.

Igualmente con el paso del tiempo se me hizo una necesidad volver a trabajar. Por el pedido de algunas de mis clientas me atreví a ir a domicilio, pero entiendo que de esa forma también me expongo yo, a mi familia y a mis clientas, pero la realidad es que necesitaba salir a trabajar. Si bien no nos faltó nada, se hizo necesario para poder invertir, mantener mi emprendimiento, pagar impuestos, etc. Sé que es peligroso, pero es la realidad a la que nos enfrentamos las emprendedoras. Traté de tomar todo tipo de medidas y armé un protocolo propio, me pasa también que cuando llego a la casa de mi clienta, por precaución ellas me tiran todo lo que tienen para desinfectar, quizá es algo incómodo pero es un nuevo hábito al cual nos debemos acostumbrar. 

Además, como tenía productos en stock y tengo contacto con mayoristas, pude vender algunos insumos a la gente que me pedía. Muchas chicas que conocen la calidad de los productos que manejo me piden ceras o cremas y pude vender algo de eso.

En casa dependemos del ingreso de mi emprendimiento y del trabajo de marido, no recibimos otro tipo de ayuda. Solo un bolsón de comida del colegio de mis hijos que al ser jornada completa cada 15 días nos manda alimentos.

Para mi es fundamental mantener e invertir en mi emprendimiento, es mi sustento y lo que más me gusta, siempre que tomo créditos en Avanzar lo destino a la compra de máquinas, insumos o para capacitarme. Soy de las personas que trata de sacar algo positivo de todas las situaciones, estoy preparándome para cuando se pueda volver a trabajar, poder hacerlo con todo!

Emprendedoras en cuarentena: Romina

Romina es tallerista en nuestras capacitaciones de tejido. Realiza todo tipo de trabajo en crochet: mantas, amigurumis, objetos de decoración, cortinas, etc. que publica y vende en su página de facebook Felipa’s (clic acá) Además es estudiante de enfermería.

Hablamos con ella para que nos comparta su experiencia en este proceso de aislamiento social por causa del COVID-19.

Al principio empecé a abastecerme de alimentos y productos de limpieza, esa fue mi primera preocupación. Le expliqué todo a mi hijo Felipe y entendió todo perfecto, vivo en casa sola con él. Los primeros días intentamos con el padre de Feli convivir durante la cuarentena para que no lo extrañe tanto, pero se hizo difícil, no pudimos. El papá trabaja de barrendero en el turno noche.

Salgo muy poco, ahora solo una vez por semana para comprar las cosas que necesito para la casa, el papá de Feli me trae algunos alimentos para mi hijo que es celiaco y la mayoría de las cosas que él puede comer acá en mi barrio no las puedo conseguir. Yo tengo un puesto propio en una feria artesanal en Diagonal Sur y me avisaron que estaban entregando cajas de alimentos para ayudarnos, pero la verdad es que yo tengo todo, lo que  hice fue dársela a una de mis alumnas que la necesita y ella la retira a mi nombre.

Siempre fui muy casera y en algún punto siento que no me afecta tanto la cuarentena. Lo que cambió un poco es que dejé de ver televisión y tuve que adaptarme a lo virtual, como todos. Pude continuar la cursada de la carrera en enfermería de manera virtual, por Zoom y Feli también por Zoom con el jardín. Con mi papá nos comunicamos por Whatsapp a diario, pero cuesta un poco porque siempre está trabajando él. Mi mamá vive con mis hermanas y dejó de trabajar por decisión propia, necesita cuidarse. Una de mis hermanas fue COVID positiva, cree que se contagió yendo a trabajar en el colectivo 23, fue al principio de la cuarentena y estuvo unos 20 días aislada en un hotel. Por suerte no le pasó nada grave, lo tránsito como una gripe. Sus tres hijos y su marido estuvieron aislados también esos 20 días y no se contagiaron. Ahora están todos perfectos y ya volvieron a sus vida normal.

Por suerte puedo seguir trabajado, tuve algunos pedidos y pude vender varias cosas. Activé mi página de Facebook Felipa’s (clic acá para conocerla) que la tenía un poco descuidada y ahora subo algo todos los días, pero en mi experiencia reconozco que el boca en boca es lo que más me sirve. El tema es que no tengo mucho material, ya se me acabaron algunos colores. Hace unos días fuí a hacer algunas compras para stockear, pero ahora me bloquearon la sube. De todos modos pude aprovechar unas ofertas de hilo, pero aumentó todo, más de lo que imaginaba, algunas cosas solo las pude conseguir en proveedores mayoristas. 

Por suerte estoy trabajando con varios pedidos y mi familia se encuentra bien. Estoy agradecida!

Emprendedores en cuarentena: Victor*

Charlamos con Victor* un vecino del Barrio Padre Rodolfo Ricciardelli – Villa 1.11.14 y nos contó su experiencia en este contexto y nos compartió su opinión sobre estos temas. Él toma los servicios de Avanzar y además colabora y participa constantemente en nuestras actividades. 

“Quiero compartir lo que pasa en las villas.

En donde yo vivo no hay cuarentena, se abrieron nuevas verdulerías, locales que venden bebidas alcohólicas, los negocios están sin control, entonces no hay cuarentena. Con esta situación no van a bajar los contagios y las muertes.

Nos prometieron asistencia y atender con ayuda, teníamos conocimiento de que mandaron toneladas de alimentos, pero conozco gente que realmente necesita y apenas recibió una o dos cajas y como siempre, la mayor parte se quedaron quieren partían y repartían.

Aquí hay personas que tiene hasta cinco edificios, con más de cien cuartos, los dueños no viven en Argentina y cobran todos los beneficios. En la villa la mayoría de los cuartos de estos edificios, son piezas de 2×3 metros y se nos alquilan con precios abusivos, con condiciones humillantes, incluso aveces, además de pagar un alquiler que ronda los $5000 te obligan a hacer reparaciones, comprar puertas, chapas, duchas, pintura y te cobran depósitos que ya no devuelven. Si las personas se enferman y no pudieron pagar el alquiler, te rompen los candados o chapas y se quedan con lo que quieren, y sin más los echan con amenazas, de que si hablan o hacen alguna denuncia, van a lastimar a sus hijos o a su familia.

Hay mucho para dar a conocer de lo que pasa en las villas realmente.

Desde un principio sabía lo que sucedería, quiero decir que el virus del COVID-19 no mata tanto como la política, la corrupción o la desigualdad. La verdad es que murieron muchos, también murieron muchas con femicidios, violaciones de toda índole y a toda edad.

La corrupción se da en cadena, en nombre de enfermos y pobres, habían sobreprecios, todos ya saben el desenlace.”

 

*Victor es un nombre de ficción, la persona que nos dio su testimonio en esta charla prefirió mantener en secreto su identidad.

Emprendedores en caurentena: Felix

Felix es un emprendedor que trabaja junto a su padre arreglando electrodomésticos y armando y reparando computadoras nuevas para vender.
Además es capacitador de nuestros talleres en Electrónica y Reparación de computadoras. Conversamos con él para saber como está organizándose durante la cuarentena.

“Lo cierto es que trabajo menos horas. Los insumos se consiguen en los proveedores de siempre sacando turno para que los entreguen. Los precios subieron y la gente prefiere no arreglar ciertos aparatos. En estos meses me dediqué más a vender que a reparar. Resultó bien.
Tengo un espacio propio en el Centro de Apoyo Productivos Los Piletones y nos permitieron entrar durante el mes de junio a trabajar 3 días a la semana por 5 horas y tomando cierto recaudos, pero casi no fui por falta de vehículo propio. Evito tomar colectivos.

Estoy muy atento al facebook de FEGUTEC (mi emprendimiento clic acá) cuando alguien pide una computadoras para comprar. Hasta hoy vendí 3, un horno, 2 monitores. Me mantengo con eso. Además recibo quincenalmente una bolsa de mercadería.
Mi papá vive en Provincia de Buenos Aires y ya no viene todos los días a trabajar. Eso me retrasa con varios aparatos pendientes ya que él se dedica más a las reparaciones.

A futuro nos gustaría dedicarnos más a fabricar que a reparar. Pero bueno al momento con la situación económica, la gente elige más reparar que comprar nuevo, así que nos vamos adaptando al público. Y cuanto antes deberíamos conseguir un vehículo porque se complica mucho transportándose en colectivo o tren como venimos haciendo hasta ahora.

Campaña de doncación

Seguimos trabajando para acompañar a las familias pertenecientes a barrios de emergencia del Sur de la Ciudad de Buenos Aires.

En este nuevo contexto, la cuarentena obligatoria ha hecho que muchos emprendedores y emprendedoras deban frenar su actividad. Vos podés ayudarnos a estar más cerca. Sumate con tu donación. Hacé clic en la imagen para conocer nuestra campaña en DonarOnLine.com.

Si preferís hacerlo por MercadoPagos, clic acá.

Carta a los emprendedores y emprendedoras.

ANTE ESTA TERRIBLE PANDEMIA ENVIAMOS ESTE MENSAJE A LA COMUNIDAD DE AVANZAR

Estimados Amigos,
Soy Marta Bekerman, Presidente de AVANZAR y quiero hacerles llegar un mensaje en representación del Consejo Directivo de nuestra Institución y del equipo que trabaja en la sede de Lafuente 3114 de Soldati.
A partir de esta especie de encierro que nos aleja de manera física, nos preocupa la situación que están viviendo y nos gustaría mucho poder conocerla.
Ustedes son el corazón de AVANZAR. Desde hace mas de 20 años son ustedes los que nos alientan a brindarles los pequeños créditos y las capacitaciones para apoyarlos en sus emprendimientos y a compartir una gran alegría cada vez que podemos enterarnos de sus éxitos.
Desde AVANZAR solo queremos brindar nuestro grano de arena para lograr una sociedad solidaria, donde cada persona pueda tener instrumentos para ampliar sus posibilidades y crecer.
Por eso creemos que ante esta situación tan difícil, tenemos que mantenernos unidos y, especialmente conectados. Eso es fundamental para que podamos contribuir a que ustedes puedan salir adelante, manteniendo a sus familias, y para que AVANZAR pueda seguir desarrollando su trabajo solidario.
Estamos haciendo un gran esfuerzo para asegurar la continuidad de AVANZAR en estos momentos difíciles. Por eso necesitamos el apoyo de ustedes. ¿Cómo? Haciéndonos llegar sus inquietudes a nuestras asesoras, que les cuenten como están atravesando este momento y como les parece que pueden salir adelante. El ejemplo de ustedes puede servir a otros microemprendedores. Por sobre todo, nuestras asesoras necesitan de la colaboración de ustedes para que les faciliten su trabajo que, en estas circunstancias, se vuelve aún màs difícil que antes.
También pueden contactarse a través de nuestra pagina de Facebook (AvanzarAsociacion) y hacernos llegar sus comentarios sobre la situación presente o contarnos sus historias.

Además, para promocionar sus ventas pueden hacernos llegar información sobre sus productos a Luciano (115044 6598 para incorporarlo a nuestra página de Facebook de la Red de Emprendedores de AVANZAR).
Mantenernos en contacto va a aumentar las posibilidades de que podamos estar comunicados y de brindarles nuestro apoyo.
Los saludamos con el fuerte deseo de que todos podamos salir adelante y que el futuro nos encuentre cada vez más unidos.

MARTA BEKERMAN
Presidente de AVANZAR

Es Por Todos, hoy necesitamos tu ayuda!

Durante este periodo de cuarentena, seguimos trabajando para estar cerca de quienes más lo necesitan, es por eso que ahora necesitamos tu ayuda.

Brindamos servicios sin fines de lucro, los beneficios que obtenemos sobre la entrega de microcréditos están destinados a solventar la operatoria de la organización y la renovación de créditos para llegar a más personas.
Frente a la situación actual, el flujo de trabajo se vio discontinuado y necesitamos hacer frente a las que obligaciones que tenemos para poder seguir desarrollando nuestro trabajo.

Por eso te ofrecemos estas opciones para que colabores con nosotros:

Los y las emprendedoras que trabajan con nosotros, en su mayoría hoy ven paralizada su actividad. Esto provoca que no puedan afrontar sus compromisos, poniendo en riesgo la operatoria de la organización.