Published by: 0

Romina es tallerista en nuestras capacitaciones de tejido. Realiza todo tipo de trabajo en crochet: mantas, amigurumis, objetos de decoración, cortinas, etc. que publica y vende en su página de facebook Felipa’s (clic acá) Además es estudiante de enfermería.

Hablamos con ella para que nos comparta su experiencia en este proceso de aislamiento social por causa del COVID-19.

Al principio empecé a abastecerme de alimentos y productos de limpieza, esa fue mi primera preocupación. Le expliqué todo a mi hijo Felipe y entendió todo perfecto, vivo en casa sola con él. Los primeros días intentamos con el padre de Feli convivir durante la cuarentena para que no lo extrañe tanto, pero se hizo difícil, no pudimos. El papá trabaja de barrendero en el turno noche.

Salgo muy poco, ahora solo una vez por semana para comprar las cosas que necesito para la casa, el papá de Feli me trae algunos alimentos para mi hijo que es celiaco y la mayoría de las cosas que él puede comer acá en mi barrio no las puedo conseguir. Yo tengo un puesto propio en una feria artesanal en Diagonal Sur y me avisaron que estaban entregando cajas de alimentos para ayudarnos, pero la verdad es que yo tengo todo, lo que  hice fue dársela a una de mis alumnas que la necesita y ella la retira a mi nombre.

Siempre fui muy casera y en algún punto siento que no me afecta tanto la cuarentena. Lo que cambió un poco es que dejé de ver televisión y tuve que adaptarme a lo virtual, como todos. Pude continuar la cursada de la carrera en enfermería de manera virtual, por Zoom y Feli también por Zoom con el jardín. Con mi papá nos comunicamos por Whatsapp a diario, pero cuesta un poco porque siempre está trabajando él. Mi mamá vive con mis hermanas y dejó de trabajar por decisión propia, necesita cuidarse. Una de mis hermanas fue COVID positiva, cree que se contagió yendo a trabajar en el colectivo 23, fue al principio de la cuarentena y estuvo unos 20 días aislada en un hotel. Por suerte no le pasó nada grave, lo tránsito como una gripe. Sus tres hijos y su marido estuvieron aislados también esos 20 días y no se contagiaron. Ahora están todos perfectos y ya volvieron a sus vida normal.

Por suerte puedo seguir trabajado, tuve algunos pedidos y pude vender varias cosas. Activé mi página de Facebook Felipa’s (clic acá para conocerla) que la tenía un poco descuidada y ahora subo algo todos los días, pero en mi experiencia reconozco que el boca en boca es lo que más me sirve. El tema es que no tengo mucho material, ya se me acabaron algunos colores. Hace unos días fuí a hacer algunas compras para stockear, pero ahora me bloquearon la sube. De todos modos pude aprovechar unas ofertas de hilo, pero aumentó todo, más de lo que imaginaba, algunas cosas solo las pude conseguir en proveedores mayoristas. 

Por suerte estoy trabajando con varios pedidos y mi familia se encuentra bien. Estoy agradecida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *