Emprendedoras en cuarentena: Jennifer

Jennifer lleva adelante su emprendimiento de Ponche Crema Artesanal, una bebida típica de Venezuela a base de azúcar, leche y alcohol.

“Vivo con mi pareja y uno de los mayores cambios con la cuarentena fue que empezamos a compartir mucho más tiempo juntos en casa, eso era algo que antes no podíamos hacer, no nos pasaba mucho, tanto en la semana por los horarios de trabajo como a veces los fines de semana.

Mi pareja tiene trabajo bajo relación de dependencia y por suerte pudo seguir trabajando desde casa en modalidad home Office, en cambio yo que soy monotributista y generó mis ingresos a través de mi emprendimiento, durante los primeros meses, con las restricciones más duras me vi muy afectada. A partir de junio aproximadamente, cuando se flexibilizaron más las actividades permitidas fue cuando pude volver a reactivar mi emprendimiento de ventas y he ido levantando de a poco.”

 

Hace unas semanas Jennifer solicitó un microcrédito para poder comprar algunos insumos, herramientas y materiales necesarios para su emprendimiento.

Conocé todos los servicios y productos que ofrece en sus redes! Hacé clic o buscalos como Ponchitosve en instagram y Ponchitos-VE en Facebook.

Emprendedoras en cuarentena: Natalia

Natalia es profesora de maquillaje social y artístico de Avanzar y trabaja también por cuenta propia de maquilladora.

“En estos momentos no estoy pudiendo trabajar ni de profesora ni de maquillajora porque como sabemos en éste contexto de aislamiento hay que mantener distancias y el maquillaje es una disciplina de mucho contacto físico, especialmente con la cara. Lo cual hace muy riesgoso el desarrollo de la profesión. En otras ciudades están empezando a trabajar con barbijos, pero aún no estamos en ese momento.
Estuve empezando a pensar en elaborar clases teóricas online para poder trabajar. Aunque el problema es que nuestro trabajo es básicamente de índole práctica y es necesario ver y tocar. Por ello pensaba elaborar por ejemplo un taller de maquillaje de teatro o de época, o de cine para poder estudiar teóricamente estas tendencias, con alguna práctica en la casa, aunque sin el mismo rigor del detalle que puede verse de manera presencial.

Ahora que resulta fundamental la aparición en lo virtual tuve que hacer ajustes y ver de qué otras maneras relacionadas con el rubro me puedo manejar. Por ejemplo con la venta de productos pude continuar de manera online, con todos los problemas que trae la pandemia, pero bien. En mi caso tengo también otras tareas porque trabajo de diseñadora y tengo trabajo de oficina que puedo hacer desde mi casa.
Esperemos que una vez que pase esta situación podamos lentamente empezar a tener nuestras actividades. Que seguramente se van a tener que reinventar en muchas cosas, no creo que vuelva a ser exactamente como antes, pero sin duda a la gente le interesa así que veremos de qué manera continuar.
También está bueno sin dudas la cuestión de que se pueden gestionar créditos para los emprendimientos para que nos ayude a poder al menos pasar este momento difícil de parate. Pero por el momento no podemos continuar exactamente igual así que vamos a tener que empezar a pensar con este cambio de escenarios a adaptarnos, lo cual implica todo un desafío. Espero que esto sea un aporte y que todo pase pronto.“