Emprendedores en cuarentena: Matías Cané

Matías nos contó como arrancó con su local de venta de productos de limpieza: “La Familia” y que significó esto para su familiar.

“Mi familia está conformada por mi mujer y mis dos nenas Sofía de 9 años y Maia de 14. Nuestra vida cambió totalmente porque las nenas al no tener colegio están todo el día con nosotros y nos implica mucho tiempo, tenemos que ayudarlas con las tareas, hacer cosas, cocinar, de todo, pero son las cosas que nos afectaron a todos o por lo menos a la gran parte de las personas, cuesta pero todo tiene solución. Lo bueno es que estamos bien de salud y eso es lo importante. 

En este último tiempo nos enfrentamos a grandes desafíos, fueron grandes pasos. En diciembre recuperé la libertad, estaba buscando trabajo, pensando proyectos y retomando algunas cosas, mi mujer estaba sin trabajo porque tuvo un accidente laboral y quedó con una discapacidad en los brazos.  Cuando arrancó todo esto en marzo estábamos los dos sin trabajar y necesitábamos hacer algo. Se nos ocurrió tomar un microcrédito en Avanzar para abrir un local en donde vivimos (Santos Lugares) y nos cambió la vida totalmente.

El negocio se llama “La Familia” y por ahora vendemos artículos de limpieza sueltos. Como todo comercio tiene sus días en los que vendes bien, días que vendes poco y después repunta de nuevo y así, va cambiando. Con todos los cuidados y precauciones de ahora la gente demanda mucho los artículos de limpieza, quizá buscan marcas, así que tenemos que tener un poco de todo, a veces los productos sueltos no generan la confianza que tienen las grandes marcas, pero tenemos productos de calidad. Sabemos que si viene un cliente a buscar algo y no lo encuentra no vuelve más .

Arrancar el local nos ayudó un montón porque no solo significa un ingreso en la familia, sino que tenés algo que hacer, se te van ampliando los horizontes, conoces gente del rubro que te da una mano, te tiran ideas, etc. Ahora estamos tratando de sacar un préstamo u otro crédito para poder comprar más mercadería. La idea es ir creciendo, por ejemplo: ayer fuimos a comprar bebidas y ahora vendemos gaseosas, cervezas y jugos. A futuro si se permiten más actividades y todo se va regularizando nos gustaría poder incorporar una parrillita, tenemos un frente amplio en donde podemos poner las mesas, además acá cerca tenemos un colegio industrial y dos secundarias y nos gustaría poder ofrecer comidas.

Además del microcrédito que tomamos con Avanzar no tuvimos ningún tipo de ayuda, no recibimos IFE ni bolsones de comida, ni nada por parte del colegio de las chicas, pero ahí vamos, remando. Esperemos que todo pase, que podamos seguir trabajando, creciendo y manteniendo el contacto con nuestra clientela.”

Visitá “La Familia” en La Rioja 3574 – Santos Lugares ó hace tu pedido por WhatsApp a los teléfonos: 11 3943-6429 ó 11 6164-7913

Emprendedores en cuarentena: Fabián Peña

Esta semana hablamos con Fabián que durante la cuarentena y al quedarse sin ingresos decidió con su esposa comenzar un emprendimiento de panadería. Hace unas semanas se contactaron con Avanzar para poder promocionar sus productos y dar a conocer su trabajo en nuestra Red de Emprendedores Avanzar (clic acá)

“Antes yo trabajaba en un gimnasio en tareas de mantenimiento y limpieza, tenia un sueldo fijo todos los meses, pero estaba en negro, cuando pasó todo esto y tuvieron que cerrar con los dueños llegamos a un acuerdo y me pagaron una especie de indemnización. Mi señora trabajaba limpiando casas por hora y también se quedó sin trabajar un tiempo, ahora ya retomó pero solo 2 veces por semana.

Con el tema de no tener trabajo nos pusimos a probar recetas, a mirar vídeos a ver qué podíamos hacer y ahí fuimos aprendiendo, probando y buscando cosas de panadería. Sacamos cuentas y compramos un horno pizzero para arrancar con todo, hoy vendemos pre-pizza, pizza, empanadas, panes, medialunas y ahora estamos probando hacer tortas y pasta frolas. 

Queremos hacer tortas y cosas dulces, hicimos un tiempo medialunas, pero es difícil, no solo porque es una preparación complicada, sino porque tiene un costo alto y si después no salen eso es plata que se invierte y no vuelve, es complicado. Las tortas y la pasta frola en cambio tiene otra salida, otro costo y además dura unos días más.

Compramos insumos cuando salen ofertas en los supermercados o buscamos por facebook, pero hacemos compras chicas porque no tenemos cómo movernos a un mayorista y transportar las compras, además acá no llegan los repartos de los supermercados o las entregas a domicilio de distribuidores.

Cocinamos con mi señora, ella me da una mano para los rellenos y esas cosas, pero para amasar y manejar el horno estoy yo, nos repartimos así. Nuestra casa no es grande, pero teníamos que hacernos el espacio para poder trabajar. Vivimos en un terreno con otra familia y solo compartimos el pasillo que da a la calle, en la reja de entrada pusimos un cartel y por ahí atendemos. Tratamos de no hacer delivery por el tema de la seguridad, si nos vamos lejos es complicado porque salís con mercadería y volvés con plata, esta zona la conocemos, pero no queremos movernos mucho para ir más lejos. Publicamos solo en Facebook y por WhatsApp, a veces no damos a basto, sobre todo los fines de semana.

En casa todo esto nos cambió la vida completamente, no solo lo laboral, con los chicos todo el día en casa ahora somos maestros también, tenemos dos hijos, uno de ocho y otro de tres. Les mandan la tarea por whatsapp, llega un PDF y para que no estén todo el día mirando la pantalla o para cuando tienen que completar algo se lo imprimimos, pero eso también es un presupuesto. En casa tenemos una computadora pero es viejita, no anda bien. Mi esposa consiguió un lugar cerca de su trabajo que es más barato, entonces cuando va a trabajar pasa por ahí e imprime, por acá es más caro y si son muchas hojas es un presupuesto. El más chico tiene mucho menos porque está en salita de tres. 

Por ahora esto es lo que hay y le seguimos poniendo el hombro al trabajo, nosotros tramitamos el IFE pero no nos salió, no tenemos otro ingreso que no sea el de nuestro trabajo. Del colegio de mi hijo más chico cada tanto nos llaman para que retiremos alimentos, pero eso es una vez cada mes.

Me gustaría seguir así, me gusta este oficio, obvio que tener un trabajo fijo ayuda y sabes que a fin de mes tenés un sueldo asegurado, pero por ahora para vivir día a día y estar trabajando, ocupado en algo nos sirve. Es todo un tema porque no es estable, hay días que no se vende nada. Depende mucho de muchas cosas, los fines de semana sale más y tratamos de hacer promos, pero es difícil bajar el precio porque estamos muy al costo.”

Comunicate con Fabián al 11 3025-5436