Elvio Suarez – Venta de Electrodomésticos

icono002

Empecé con Avanzar en el 2002, soy uno de los prestatarios más antiguos. Todavía Avanzar era un grupo de gente acá en el comedor de Piletones, donde hacíamos las reuniones con el grupo solidario y la señora Amanda [asesora de crédito y cofundadora de Avanzar]. Sacábamos los créditos en grupo de tres, con mi hermana y mi cuñado, pero a lo largo del tiempo nos fuimos separando y el crédito se individualizó.

La primera vez me prestaron 200 pesos: yo no tenía nada, acababa de llegar a Buenos Aires, y saque el crédito para poner un carrito de panchos. Empecé a vender, y me fue bien gracias a Dios,me ayudó mucho el crédito, y lo fuimos pagando en 12 semanas. Después saque 300 pesos para comprar libros y venderles, andaba por la calle con el carrito de panchos y de libros de toda clase. Con mi señora fuimos dejando los panchos y las hamburguesas, y pusimos aparte un negocio de venta de ropa en Formosa, del cual se ocupaba mi suegra que todavía vive ahí. Mi señora también saco crédito más adelante, tardó en animarse. Mi suegra vendía lo que nosotros mandábamos para Formosa, mientras que yo les doy trabajo a mis cuñados, que me ayudan los fines de semanas en el otro local que tenemos en Lugano.

Siempre estamos sacando préstamos y trabajamos únicamente con Avanzar. Ahora yo tengo un préstamo de 10 000 pesos y mi señora otro de 6000. Ya es bastante, se puede laburar bien. Aparte gracias a Amanda, pudimos beneficiar de un crédito con baja tasa de interés.Avanzamos mucho, ahora tenemos una casa y mi camioncito. Trabajamos mucho y nos sirvió mucho. Conocimos a la señora Amanda y estamos muy agradecidos porque ella nos ayudó mucho. Nosotros somos muy cumplidos, sin atraso. Ya estamos acostumbrados, nos sirvió mucho el hecho de poder sacar dinero y nos sigue sirviendo, no podríamos seguir sin eso.

El viernes que viene, mi señora va a ir a retirar un nuevo crédito. Todo lo hago con ella. Tenemos un solo hijo, de 10 años, que por suerte es muy bueno.
Nosotros también damos crédito, a título personal, estamos siguiendo los pasos de Avanzar: les doy crédito a la gente que viene a comprarme los electrodomésticos que vendo, pagan una parte el día de la compra y después van pagando el resto de a poquito, por semana. Ahora con el mundial, vendo televisores a 100 pesos por semana, y me funciona bien el negocio. Nos va bien, pero siempre hay que sacrificarse mucho y trabajar largas horas.

Siempre hemos trabajado para nosotros, desde que aprendí a trabajar siempre me gusto trabajar para mi, me gusta que nadie me de ordenes y no tener que respetar horarios de otros. Igual trabajamos mucho: estamos acá en el local de las 8 de la mañana a las 8 de la noche, y después voy por la calle a cobrar las cuotas de la gente que me debe, o sea que termino durmiendo a la 1. Para ir adelante uno tiene que sacrificarse.

A mí la gente me conoce, porque durante 8 años estuve recorriendo las calles de las villas para vender mis libros. Ya saben por ejemplo a quien voy a dar crédito si se quieren comprar algo o a quien le voy a decir que no. Ya tengo confianza en la gente y la gente confía en mí, como Avanzar! (se ríe)

Este local donde estamos desde hace 6 meses pertenece al gobierno, y tengo que ir poniéndome en blanco con mi comercio, pagar el monotributo, el alquiler y los impuestos. Yo ya tengo monotributo desde años, desde mi actividad de venta de ropa en Formosa.

Al principio, cuando me entere que daban créditos, me alegre mucho, no me asuste, porque ya sabia como le iba a manejar, y que iba a ser a favor mío si lo hacia bien. Me cayó re bien, y les agradezco mucho a la señora Amanda y a Avanzar, realmente me sirvió mucho.

volver