Antoliana – Peluquería “Diana”

icono001

Soy peluquera desde hace 15 años, y hace un año y medio que estoy en este local, alquilándolo. Mi primer préstamo con Avanzar lo saque en octubre del 2009, porque pase a ser la responsable del local, después de haber trabajado para otra persona. Acudí a Avanzar por medio de una cliente, una conocida: a ella le vino tan bien que me lo recomendó, porque me tenía cariño. Tome un paso adelante y esa persona me llevó el mismo día, un verdadero signo de Dios. El primer préstamo me vino excelente porque no tenia nada, fue un crecimiento: como un niño necesita comida, mi peluquería necesita dinero para crecer. A lo mejor sin Avanzar yo iba a abandonar todo porque nadie te presta así nomas. Antes había sacado un crédito con una amiga, pero ya no me alcanzaba, y Avanzar me vino re bien. No tenía nada pero había que invertir para seguir adelante. Avanzar me dijo que bastaba con un familiar mío con recibo de sueldo y fuimos con mi hijo que firmó conmigo mi primer crédito.

Si soy responsable, sé que va a ir más lejos todavía, estoy conciente que el soporte de la asociación depende solo de mí. Yo siempre trato de adelantar mis cuotas, así voy a terminar de pagar y renovar. Empecé con 800 pesos y ahora tengo un crédito de 1000, y quiero aumentar para el siguiente que voy a sacar. Con el primero, invertí en todos los materiales que tenía que comprar, tales come tinturas, shampoos, tijeras, maquinitas y una silla. Con el segundo, fui comprando más de los mismos materiales. Empecé sin un peso y ahora voy yendo: meterme con una deuda de 800 pesos no era neutro para mí, pero por suerte me salió bien y les doy gracias a Avanzar porque me ayudó mucho. Y no voy a parar acá: como siempre le digo a Hector [asesor de crédito] quiero llegar a tener una cadena de peluquería, van a ver! (se rie)

Soy de Paraguay, tengo 49 años, y hace 4 años que me vine para Buenos Aires con mis dos hijos. Trabajaba de conductora de radio y de secretaria, pero cortaba pelo el domingo. La peluquería es el amor de mi vida, es lo que siempre digo, yo lo amo y por eso sigo. Me hace feliz! Trabajo acá de domingo en domingo, fíjate en los horarios, pero yo no me canso. Pienso grande, quiero tener empleados, porque en la vida hay que pensar grande. Mi hija está estudiando peluquería y va a ser mi ayudante, y yo le voy a poder dar trabajo. Acá quiero mejorar este espacio, quiero poner más espejos y más sillas. Antes también tenía venta de ropa, pero prefiero consagrarme del todo a la peluquería y tener un salón bien prolijo.

Yo soy muy creyente, y Dios dijo: trabaja y yo te ayudaré. Siento esa energía positiva y me da fuerza. Voy a pagar el crédito y cada día va a ser mejor. Dios me hizo encontrar a Avanzar y me va rodeando de gente buena. Aunque haya problemas y dudas, se pueden superar, pienso eso y ya siento mi energía aumentar otra vez, dejando de lado mis dudas. Si nos quejamos, no hacemos nada en esa vida. Tenemos que ser grandes al pensar en el futuro y descubrir lo mejor para nosotros, con dudas ninguno llega lejos.Decir “yo puedo” te ayuda a crecer y llegar a tu meta.

Hector es muy amable y cordial, me llevó muy bien con él. El personal para mí, en cualquier actividad, siempre tiene que ser muy amable. Me gusta el carácter de Hector. El y los demás asesores de Avanzar son promotores de campo, y yo sé lo difícil que es este trabajo, por eso los respeto mucho. La verdad, es muy bueno lo que hacen en los barrios.

volver